viernes, agosto 17, 2007

Alegria

Cirque du Soleil, Gijón, del 26 de julio al 26 de agosto... Alegría.

Muchas son las opiniones que habían llegado a mis oídos respecto al espectáculo, pero desde la noche del miércoles ya puedo juzgar por mi mismo.

El comentario general es que había bajado un poco respecto a la vez anterior, ya que curiosamente todos los que me habían dado su punto de vista asistieron a "Saltimbanco", anterior espectáculo celebrado también en Gijón allá por 2004. Yo aún sigo dándole vueltas a la cabeza y lo que en un principio también me había parecido una actuación un tanto más "floja", ahora se me antoja como simplemente diferente.

Esa primera impresión la atribuyo principalmente a la ausencia del factor sorpresa. Recuerdo hace 3 años cuando salí poco menos que boquiabierto de aquella gran carpa situada en El Musel. Había ido con Miguel y los dos quedamos gratamente sorprendidos con la actuación a la que acabábamos de asistir. ¿Qué sucede? Que la segunda vez vas conocimiento de causa y sabes que un gran espectáculo te espera.

Analizando detenidamente todos los detalles, es cuando realmente te das cuenta de que cada euro que has pagado, ha merecido la pena. Para el que nunca haya estado le pongo un poco en situación.

Llegas a una gran carpa con capacidad para unas 2500 personas; el ambiente que se respira en cuanto traspasas las lonas es de que algo muy bonito te espera allá adentro. Un escenario cuidado al detalle acompañado de una bonita iluminación. Siempre puntuales, el espectáculo comienza con la presencia de un grupo de payasos haciendo de las suyas para abrir boca. Una vez finalizado su número, comienza la primera gran actuación de la noche. Músicos y voz en directo acompañan, conformando una orquesta de lujo, que muchos grandes artistas del panorama mundial quisieran para sí. La acústica es muy buena ya que la carpa absorbe perfectamente cualquier tipo de ecos. Concretamente en este espectáculo de "Alegría" dos fantásticas voces femeninas acompañan en todo momento cada actuación acrobática. Siempre se sigue una pauta; después de cada acrobacia sigue un número de humor.

Las dos horas y media de duración total se dividen en una primera parte de actuaciones de una hora, le sigue un descanso de media, y finalmente los últimos y quizá más intensos 60 minutos de actuaciones.

Números como la trapecista inicial, el chico que hace una demostarción de fuerza y equilibrio brutal sobre sus barras, malabaristas jugando con fuego, piruetas en camas elásticas, el hombre que vuela, la chica que domina los aros de forma magistral, el número de las barras con sus respectivos mortales, contorsionistas... y los últimos trapecistas, que en la zona más alta de la carpa hacen las delicias de los presentes. Dificultad en cada actuación que te hace pensar en la cantidad de horas invertidas en entrenamiento que se han tenido que pegar. Todas ellas separadas por simpáticas actuaciones de los payasos que siempre te sacan una enorme sonrisa.

Mención especial también a un excelente vestuario, y como no, volver a nombrar el escenario, preparado al milímetro de manera que en cuestión de segundos cualquier necesidad requerida para una actuación, pueda ser satisfecha.

En resumen, si estas leyendo esto, vives en Asturias o cercanías y aún no has ido al Circo del Sol no sé a qué estas esperando. Búscate una entrada como sea, si es que aún encuentras algo, y disfruta de una de esas cosas que al menos han de saborearse una vez en la vida.

Algunas fotillas que he encontrado por la red. Cómo me gustaría poder sacar fotos allí :(









2 comentarios:

YaYa dijo...

Son geniales! me lo pasé en grande. Mi mención de honor para el payaso y su caballo, jeje... qué bueno!! pero por supuesto, son todos unos artistazos.

Mr.X dijo...

estoy totalmente de acuerdo.

Me gustó mas Saltimbanco, fuí a verlo a Bilbao antes de que viniera a Gijón , pero también era la primera vez que veia algo parecido.

Esta nueva obra es mas de lo mismo, pero es que ese "mas de lo mismo" es genial, divertido e increible.

Saludos, Mr.X