lunes, octubre 22, 2012

Conociendo Islandia en 11 días: día 1

Antes de nada vamos a entrar en materia.

Hay que mencionar que 11 días se hacen muy pocos para conocer a fondo un lugar como Islandia, donde cada rincón depara una sorpresa, pero para hacerse una idea general de todo lo que te puede llegar a deparar está bien. Y por supuesto, para quedarte con más ganas de volver que las que inicialmente tenías de ir.

Nuestro viaje en concreto fue de 11 días, 10 de ellos alojados en una furgoneta con cama y cocina, y el último en hotel en Reikiavik. La idea era seguir más o menos el círculo dorado, sin estar atado a los hoteles, por lo que podíamos improvisar y gastar más tiempo en aquellos lugares que más nos sorprendieran, o pasar más fugazmente por aquellos que no tuvieran tanto encanto (que apenas los hay).

Desde el primer día nos dimos cuenta que los 11 días se nos iban a quedar cortos, así que aprovechamos a conocer lo máximo posible, pero disfrutando sin agobios de la estancia.

Empezamos con el primer día.

Llegada al aeropuerto de Keflavic a eso de las 9.30 de la mañana previa escala en Londres, nos estaba esperando el hombre de las furgonetas Happy Camper. Un hombre muy agradable. Cambiamos algo de dinero en el aeropuerto (no recomendable, mejor en los bancos de la ciudad), ya que era domingo y no nos quedaba otra. Cambiamos 250€ y nos dió de sobra para todo el viaje. Casi nos sobró la mitad, pues en Islandia casi todo se puede pagar con tarjeta.

Recogimos la furgoneta en Reikiavik y emprendimos el rumbo sin perder un momento. Decidimos seguir el sentido contrario a las agujas del reloj, por lo que empezamos por el suroeste y fuimos dirección sur. Primera parada el Parque Nacional de Þingvellir (Thingvellir)

Se trata de un valle de terreno volcánico con fallas, que son las responsables de los abundantes terremotos de la zona. Debido a la época la vegetación estaba repleta de tonos rojos y amarillos.

Parque Nacional Þingvellir Parque Nacional Þingvellir Parque Nacional Þingvellir

Al estar cerca de Reikiavik y ser de fácil acceso, fue uno de los lugares donde "más" gente nos encontramos. Algún que otro autocar y coche de alquiler aparcados por allí, y algo de gente paseando.

Pero paseando poco, pues pronto sufrimos en primera persona ese dicho islandés que dice "si no te gusta el tiempo que hace, espera 5 minutos". Pasábamos de vendaval con nieve/granizo y con bruma al sol, y viceversa en menos de un suspiro. Eso sí el primer día mucho frío.

Þingvellir

Después de un paseo y unas fotos seguimos dirección Geysir, campo de fumarolas, repleto de géiseres, de los que destacan dos: Strokkur que es el más regular y cada poco tiempo suelta un chorro de agua a altas tempetaturas, y el propio Geysir, que da nombre al pueblecillo donde se encuentran. Strokkur puede llegar a los 20-25 metros de altura, sin embargo Geysir se dice que ha llegado a los 122 metros de altura en junio de 2000 durante unos días de actividad volcánica. Actualmente apenas echa agua, supuestamente por las piedras y objetos que han ido echando los turistas.

Strokkur

Después de ver bufar a Strokkur unas cuantas veces (algunas muy alto) seguimos rumbo a Gullfoss. Aquí fue donde llegamos a la conclusión de que en Islandia las bellezas de la naturaleza no las vas viendo de lejos mientras te acercas, sino que suelen aparecer de repente

Aparcamos en una pequeña explanada que indicaba Gullfoss, pero no veíamos nada, así que seguimos un camino de madera helado (ya estaba atardeciendo y el frío era mayor). Unos metros más adelante vimos la primera gran cascada que nos dejó fascinados; Gullfoss. La fuerza con la que cae el agua hacía que el spray que echaba la cascada llegara cientos de metros más allá y ponía difícil las cosas para las fotos.

Gullfoss

Unas fotillas antes de que anocheciera y bajamos al aparcamiento que había más cerca de la cascada para hacer noche. Qué mejor sitio para echar la primera cabezadita y amanecer al día siguiente!

Todos estos lugares eran de fácil acceso, siguiendo la carretera principal que rodea a Islandia. Por suerte las horas en las que hicimos las visitas y la época del año hacía que apenas tuviesen turistas, pero imagino que en verano será difícil poder estar allí solo.

5 comentarios:

Toral dijo...

.............

pd: sigues sin estar enlazau y sigo sin ver nada en el tu blog...

.... la madre que parió.

pd2: la envidia se torna a odio, esto va a ser duro.

mdaf dijo...

Grande, Cezo!!

cezonillo dijo...

Tengo que intentar procesar algo mejor las fotos que al reducirlas me están quedando mu malitas.

Voy a ir procesando lento pero seguro, y como las entradas llevan su tiempo se irán poniendo según vaya teniendo el material.

Ala, a calcala!

Luis Bericua dijo...

Que pasada

Lou dijo...

Hola! Me gustaría saber qué tal tu experiencia con Happy Campers y si los recomendarías. Gracias.